No importan las razones por las que necesites cambiar el nombre de dominio de tu sitio web y cuando eso suceda, conoce cómo hacerlo sin perder el ranking en Google y en definitiva, cómo evitar afectar el SEO de las páginas de tu website.

A medida que el negocio va creciendo o que se requiera establecer un nombre legal más ajustado a la audiencia y a los servicios/productos que se ofrecen, es posible que el nombre de dominio existente no satisfaga las necesidades. Sin embargo, hacerlo puede llegar a tener un efecto negativo en la optimización del motor de búsqueda con la que ya contamos.

Aquí encontrarás algunas alternativas que puedes tomar para disminuir los daños de tal medida, porque independientemente de lo que investigues, al cambiar tu dominio sí te bajará un poco el ranking en Google pero la buena noticia es que no será por mucho tiempo.

De esta forma, podría incluso mejorar (o empeorar) dependiendo únicamente de lo que hagas antes, durante y después del cambio, más la interacción que tenga tu sitio web con los algoritmos del momento.

Cambiar el Nombre de Dominio sin Perder Ranking en Google

Si bien no se pueden evitar las fluctuaciones temporales de SEO al mover el sitio web a un nuevo dominio, definitivamente podemos minimizar el impacto y recuperar rápidamente el tráfico de búsqueda y clasificaciones que hemos logrado con el tiempo.

Antes de tomar la decisión, el dominio seleccionado debió pasar por una serie de verificaciones, a continuación encontrarás algunas de las que debes tener en cuenta antes de adquirir el dominio que recibirá una migración de tu sitio, de datos y mucho más:

  • El dominio tiene un pasado limpio (omite esta verificación si no estás comprando un dominio subastado).

Muchas personas compran dominios subastados porque les gusta el nombre, es fácil de relacionar con su negocio o porque eran el que anteriormente poseían, en ese caso, hay varias páginas en Internet que te brindan información sobre sitios penalizados por Google, prueba con ismywebsitepenalized.com o en archive.org para detectar las páginas de ese dominio y si alguna vez fue utilizado como spam o poseía contenido de baja calidad. Y para ser realmente exhaustivo, puedes verificar por última vez con ahrefs.com/backlink-checker.

Antes de Cambiar el Nombre de Dominio

Es importante revisar los backlinks existentes y el rendimiento de búsqueda que posees antes de cambiar el nombre de dominio, es como hacer un inventario SEO actual previo al respaldo del sitio web y antes de armar el nuevo dominio, algo que también te permitirá hacer la comparación debida en el futuro y establecer tus nuevas metas, atacar los puntos ciegos y centrarte mejor en las nuevas estrategias SEO para tu sitio.

Para eso, utiliza Google Search Console y emite los siguientes informes de tu sitio web:

  • Informe de Rendimiento, para conocer qué tan bien está funcionando el actual dominio en los resultados de búsqueda
  • Revisar la sección de “Cobertura de indexación” (o “Index Coverage” para quienes tengan la herramienta en inglés) y la sección “Sitemaps” para tener el listado de cómo Google está realizando la indexación completa del sitio.
  • Informe de “Usabilidad móvil” (o “Mobile Usability” en inglés) y “Enlaces” para conocer qué páginas son las que tienen más problemas de usabilidad en dispositivos y qué otros sitios web enlazan con tus enlaces, respectivamente.

Algunos desarrolladores recomendarán que crees un duplicado del sitio actual y luego generes el respaldo, otros te recomendarán directamente hacer el respaldo para comenzar la migración, en este caso, dependerá de tu capacidad para hacer una cosa o la otra.

Lo más relevante en este punto es que tengas en cuenta las siguientes consideraciones de Google:

  1. Divide Tu Movimiento en Pasos más Pequeños.

Antes de cualquier gran medida, recomiendan mover primero una parte para probar cualquier efecto en el tráfico y la indexación de búsqueda, además de empezar a mitigar las consecuencias y comenzar a crear notoriedad con el nuevo dominio.

Después, si se puede mover del todo de una vez o en varias etapas, escogiendo cuál será la sección inicial de la prueba (basada en una que cambie con menos frecuencia para que no se vea afectada por eventos frecuentes o impredecibles).

  1. Realiza una Planificación Cuidadosa para Minimizar Problemas

Cuando realices la migración de la primera sección de prueba y la migración total, planifica cuidadosamente que coincida con el tiempo de menor tráfico, de ser posible.

Si posees un tráfico estacional o que baja en ciertos días de la semana, tiene sentido mover el sitio durante los períodos de inactividad, esto no solo reducirá el impacto de cualquier cosa que comience a fallar en el nuevo dominio sino también, le da más fuerza a que tu servidor ayude a Googlebot a actualizar la indexación del sitio nuevo.

  1. Espera la Fluctuación Temporal en la Clasificación del Sitio Durante la Migración

Cualquier cambio (tanto en el dominio nuevo como en el anterior) pueden existir fluctuaciones en el ranking mientras Google vuelve a rastrear y reindexar el nuevo dominio, así que, como regla general, un sitio web de tamaño mediano puede demorar algunas semanas para que la mayoría de las páginas se muevan en la clasificación de Google.

La velocidad en la que Googlebot y sus algoritmos descubren y procesan las URL movidas depende en gran medida de la cantidad de URL y la velocidad de tu servidor, así que vamos con los siguientes pasos que van desde enviar el mapa del sitio hasta rediseño del nuevo sitio web, todo en beneficio de acelerar el proceso de descubrimiento.

Mover el Sitio sin Perder el Ranking en Google o Afectar el SEO

Configura el nuevo sistema con una copia de tu sitio, transfiriendo imágenes y descargas (como documentos PDF) que actualmente alojas en el anterior dominio, como estos ya deben estar recibiendo tráfico de los resultados de búsqueda o enlaces, es importante informar a los usuarios y al robot de Google sobre su nueva ubicación.

Además, configura un archivo robots.txt del nuevo dominio y asegúrate de que las directrices de este archivo nuevo reflejen correctamente las partes que deseas bloquear para que Google ya no las rastree.

En tercer lugar, realiza la configuración correctamente de Search Console, tomando en cuenta los informes que analizaste previamente (mencionados al comienzo de este artículo).

Aquí verificas que están descritas todas las variantes de los sitios de origen y de destino. Por ejemplo, www.ejemplo.com y ejemplo.com, e incluir las variantes del sitio HTTPS y HTTP si usas URL HTTPS, haciendo para los sitios de origen y destino.

También, en este punto revisa que la verificación de Search Console continúa funcionando después del traslado del sitio y aprovecha para verificar la propiedad con un archivo de inclusión que hace referencia a la meta-etiqueta o utiliza Google Analytics para verificar la propiedad del nuevo dominio.

Asegúrate de Servir Recursos en Tu Nuevo Dominio

Después de una migración, Google rastreará el nuevo sitio más de lo habitual. Esto se debe a que tu sitio redirige el tráfico del sitio antiguo al nuevo, y cualquier rastreo del sitio antiguo será redirigido al nuevo sitio, además de cualquier otro rastreo.

Por eso, verifica que el nuevo sitio tenga suficiente carga de host para manejar el aumento del tráfico de Google.

Determina Tus URL Actuales

Para la migración de un sitio a un dominio nuevo y en aras de no perder el ranking en Google, es importante generar una lista de URL antiguas y asignarlas a sus nuevos destinos. La forma de obtener una lista de URL antiguas depende de la configuración de tu sitio web actual, esa información aparecerá en los informes de Search Console que sugerimos al comienzo que emitieras.

Además de eso, verifica los registros de tu servidor o el software de análisis para ver las URL que obtienen el mayor tráfico, consultando entonces en el informe de Enlaces en Search Console para ver las páginas que tienen enlaces internos y externos.

No te dejes nada por fuera, incluye desde imágenes y videos, JavaScript y archivos CSS. Estas URL deben moverse de la misma manera que el resto del contenido de tu sitio web, para luego, crear una asignación de URL antiguas a nuevas y una vez con esta lista, decide dónde debe redirigir cada una.

Prepara para los Redireccionamientos 301

Aunque Googlebot admite varios tipos de redireccionamientos, es recomendable que utilices redireccionamientos HTTP 301 si es posible, de igual forma, evita las largas cadenas de este tipo, ya que los navegadores pueden seguir una “cadena” de redireccionamientos múltiples (por ejemplo, Página 1> Página 2> Página 3) pero los algoritmos de Google podrían agregar latencia para los usuarios, mientras realiza una verificación de cada enlace, lo que les da una navegación lenta y ya todos sabemos qué pasa cuando ingresamos a sitios lentos.

Comentarios Finales

Ten en cuenta que las primeras dos semanas después de cambiar el nombre de dominio, el ranking en Google puede verse disminuido, pero eso no afectará el SEO del mismo ya que Google en ese periodo estará siendo informado por tus modificaciones de Search Console; también cuando realices la verificación en el buscador, utiliza un VPN y trata de hacerlo desde una ventana sin Cookies guardadas, para obtener una apreciación más certera de la optimización de posición en buscadores.